La microbiota o flora intestinal está compuesta por más de 700 e flora_webspecies de bacterias y levaduras que viven en el intestino. La función de estos microorganismos en nuestro cuerpo es beneficiosa, ya que cubren la zona digestiva defendiéndola de agentes invasores y toxinas. También se encargan de cuidar el intestino, tanto grueso como delgado, manteniéndolo saludable, evitando el desarrollo de células cancerígenas y favoreciendo nuestra inmunidad.

\n

Nuestro sistema digestivo se encuentra libre de bacterias hasta el momento del nacimiento (por parto natural). En el caso de los nacimientos por cesárea, el primer contacto de los niños con estas bacterias es a través de la lactancia materna, encontrándose en la leche y la piel de la madre.

\n

Existen 2 tipos de microbiotas colonizando nuestro sistema digestivo,flora1_web una que es más activa y beneficiosa para nuestra salud y otra que es menos activa y, por lo tanto, afecta de manera negativa a nuestro organismo. Que exista una de las dos, va a depender del tipo de alimentos que consumimos diariamente.

\n

Mientras más saludable sea nuestra dieta, mejor alimentaremos a nuestros microorganismos, fomentando su crecimiento para que nos protejan de enfermedades. Por otro lado, debemos considerar que una alimentación en base a comida chatarra o con alimentos muy irritantes como las bebidas gaseosas o el alcohol, provocarán un déficit de estos microorganismos y un desbalance en la microbiota intestinal, disminuyendo la inmunidad.

\n

Otra manera de mantener nuestra flora intestinal en equilibrio y funcionando de manera adecuada,  es consumiendo prebióticos y probióticos.

\n

¿Que son los probióticos y prebióticos? flora2_web

\n

Los probióticos son bacterias beneficiosas para el ser humano que viven en el intestino (lactobacilos y bifidobacterias). Éstas habitan en la mucosa intestinal y estabilizan la composición de la flora bacteriana, produciendo sustancias como vitaminas y enzimas que activan las defensas. Además aportan mejorando la tolerancia a la lactosa, reduciendo las alergias, previniendo y curando diarreas en niños y adultos, reduciendo los niveles de colesterol y mejorando la resistencia a la insulina.

\n

Los prebióticos, son partes de los alimentos que no se digieren en el estómago e intestino delgado, fermentando en el colon. Esto contribuye a estimular el crecimiento de bacterias protectoras que estimulan la inmunidad y favorecen el tránsito intestinal.

\n

¿En qué alimentos podemos encontrar los probióticos y prebióticos?

\n

flora3_webSi se quiere reforzar nuestro sistema inmune a través de un buen estado de microbiota, debemos consumir probióticos, que se encuentran en las bebidas lácteas principalmente. También podemos consumirlos a través de cápsulas o gotas que venden en farmacias. La forma más rápida, fácil y natural es preparando Kéfir o conocido también como “Yogurt de pajaritos”.

\n

Los prebióticos, por su parte, se encuentran principalmente en alimentos como las legumbres, arroz, salvado de trigo, plátano, jengibre, ajo, achicoria, puerros, cebollas, alcachofas y espárragos.

\n

¿Qué es el “Yogurt de Pajaritos” o Kéfir?

\n

El Kéfir o también conocido en nuestro país como “Yogurt de Pajaritos”, es un producto lácteo fermentado, caracterizado por incluir microorganismos como bacterias y levaduras. Ésta es una bebida fermentada originaria del este de Europa y suroeste de Asia, cuyo nombre proviene de la palabra turca Keyif que significa “sentirse bien” después de comer.

\n

Estudios referentes a esta bebida demuestran sus variadas propiedades nutricionales, considerándolo un “superalimento”, por lo que especialistas recomiendan su consumo para tratar, sobretodo, problemas digestivos, mejorar la salud de huesos y combatir infecciones bacterianas de manera natural.

\n

¿Cómo preparar el “Yogurt de Pajaritos”?

\n

Para preparar esta bebida, se necesita una pequeña porción del cultivo para iniciar el proceso de fermentación, que se puede conseguir en el mercado o comprar a través de internet.

\n\n

    \n

  • En un frasco de vidrio previamente lavado con agua hervida, ponemos leche entera o semidescremada a temperatura ambiente, dejando 1/3 sin llenar.
  • \n

  • Añadimos una cucharada de los nódulos de kéfir y tapamos el frasco con un colador o una gasa.
  • \n

  • Se deja reposar a una temperatura entre 15°C y los 25°C por unas 48 horas. Poco a poco, los nódulos irán creciendo y se puede ir añadiendo más leche. De esa manera los microorganismos del kéfir transforman la lactosa en ácido láctico.
  • \n

  • Finalizado el tiempo del proceso, colamos los granos de kéfir y se obtiene un vaso de este sano y exquisito yogurt casero.
  • \n

  • Una vez colados los nódulos de kéfir, se enjuagan con agua fría y se introducen con una nueva porción de leche para usarlos nuevamente y obtener más yogurt de pajaritos.
  • \n

\n \n\n