Nuevamente una enfermedad infecciosa preocupa a los viajeros. El sureste de Brasil, uno de los destinos preferidos por los turistas chilenos, sufre un brote de fiebre amarilla.

¿Qué es la fiebre amarilla?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, “es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados”. Se le denomina amarilla, porque algunos pacientes presentan ictericia.

Es provocado por agentes infecciosos del género flavivirus, en el que se insertan también el dengue y el zika. Al igual que estas enfermedades, puede ser transmitido por el Aedes aegypti.

El reservorio principal del virus son los monos selváticos. Si los mosquitos salvajes los pican, adquieren la posibilidad de infectar a otros monos y a humanos. De ahí que la enfermedad se genere principalmente en ámbitos rurales. Los brotes se denominan ‘urbanos’ cuando los mosquitos criados en las casas transmiten el virus entre personas infectadas en centros poblados.

¿Cuáles son sus síntomas?

El periodo de incubación es de 3 a 6 días. Muchos casos son asintomáticos, pero de existir síntomas estos son: fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio. Una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallecen en un plazo de siete a 10 días, especifica la OMS.

No hay un tratamiento curativo para la fiebre amarilla, pero se pueden tratar los síntomas. La enfermedad en su estado grave puede provocar hemorragias, insuficiencia renal y hepática, fiebre y deshidratación. ​

Recomendaciones de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a quienes viajen a países donde la Fiebre Amarilla es endémica, vacunarse para prevenir el contagio y así proteger la salud de los turistas. En nuestro país, la vacuna fue liberada para administrarse el 26 de enero por el Ministerio de Salud.

Ésta debe aplicarse diez días antes del viaje, y con la evaluación de un médico, especialmente en el caso de menores de 9 meses, adultos mayores o embarazadas. La inmunización contra la Fiebre Amarilla puede ser administrada en los vacunatorios internacionales autorizados por la Secretarias Regionales Ministeriales (SEREMI), donde se pueden encontrar la mayoría de las vacunas requeridas antes de un viaje. Es importante considerar que estas vacunas  deben ser indicadas por un profesional médico y al momento de adquirirla se debe presentar la orden médica y el carné de identidad o pasaporte.

No existe un tratamiento para la Fiebre Amarilla, siendo la vacunación la medida más eficaz para prevenirla. Otra forma de evitarla es con diversas medidas de prevención.

Medidas de prevención

  • Adquirir y utilizar repelente contra mosquitos que debe tener un porcentaje mayor al 20% de DEET (en Chile se comercializan marcas y además puede adquirirlo en el país de destino).
  • Usar ropa preferiblemente de colores claros, que cubra la mayor parte del cuerpo posible, especialmente en las horas de mayor circulación del insecto (primeras horas de la mañana y en el atardecer).
  • Elegir un alojamiento protegido, donde las ventanas y las puertas se mantengan cerradas, para evitar que los mosquitos entren a las habitaciones. Ideal, que se cuente con aire acondicionado.