Con el propósito de conocer el efecto del programa de prevención drogadel consumo de drogas ilícitas que se realiza en los Soldados Conscriptos (SLCs) del Ejército, el COSALE, efectuó una encuesta entre el 30 de junio y 20 de septiembre del presente año, basada en un cuestionario de preguntas cerradas para medir el consumo de drogas en los jóvenes que realizaron su Servicio Militar (SM) los años 2012, 2013 y 2014, y que participaron en este programa.

\n

Aprovechando los registros que tiene el Comando de Personal del Ejército, se tomó contacto con los Ex-SLCs que realizaron su SM en los años antes indicados, a través de los correos electrónicos registrados. El levantamiento de datos se realizó empleando la herramienta “Google-Docs” que permite realizar encuestas en línea, enviándoles un enlace o “link” invitando a los jóvenes a responder la encuesta.

\n

De acuerdo al resultado de este estudio, se puede señalar que las cifras de consumo detectadas en la población de SLCs, especialmente antes de entrar a cumplir con su Servicio Militar, son muy altas respecto a las que se detectan en los grupos de edad de mayor consumo en la población general a nivel nacional. Así por ejemplo, en el consumo de tabaco, la prevalencia de vida en la población general (12 a 64 años de edad) es de 64,4%, mientras que para los SLCs esta cifra alcanza al 74,1%; respecto del consumo de alcohol en el estudio de SENDA, la prevalencia de vida alcanza al 79,1% y entre los SLCs 86,1%; en el consumo de marihuana, la prevalencia en población general es de 31,5%, entre los SLCs 70,6%; en cocaína, las cifras son de 5,9%  y de 17,2, respectivamente; algo similar ocurre con las cifras de consumo de pasta base, con cifras de 2,5% para población general y de 11,9% entre los SLCs.

\nEstas cifras muestran que la población de SLCs, corresponde a un grupo droga1altamente vulnerable, más aun si se tiene presente que en general, son jóvenes que provienen de los estratos de más bajos ingresos, muchos de ellos con padres disfuncionales y algunos sin educación media completa. Lo anterior, constituye un factor de alto riesgo ante el consumo de drogas.\n

De allí la necesidad de disponer de las mejores herramientas y metodologías de trabajo para tratar de prevenir el consumo de drogas en los SLCs, más si se considera que se trata de una población cautiva, con la cual se puede trabajar sin riesgos de deserción o discontinuidad. Ese fue también uno de los propósitos de esta evaluación, disponer de información que permita mejorar esta herramienta de trabajo con los jóvenes que integran un rango etario de alto riesgo a nivel país.

\n

Los resultados de este estudio parecen promisorios desde la evidencia que entregan los datos obtenidos, ya que confirma que el programa, según la percepción de los encuestados tiene utilidad como herramienta de prevención del consumo de drogas. Los datos en general, muestran resultados positivos, tanto en relación con las variaciones en los indicadores de consumo declarados, como desde el punto de vista de la percepción de los jóvenes acerca de su propio consumo.

\n

Además, se destacan las opiniones ampliamente favorables de los jóvenes con un 68%, acerca del programa como una experiencia que les ayudó a alejarse del consumo y un 73% señala que es una herramienta de trabajo metodológica que permite prevenir el consumo de drogas.

\nTambién es ampliamente favorable la opinión de los jóvenes Ex-SLCs con un 74%, respecto de la necesidad de que el programa se mantenga en el tiempo y acerca de su importancia como estrategia para la prevención del consumo de drogas.\n

Los resultados más importantes en términos del efecto y posible impacto del programa como estrategia de prevención del consumo, está en los indicadores de fuerza de asociación aplicados a los datos, para las preguntas en que se consulta acerca del consumo antes y después de entrar al Ejército, siendo los más fuertes los obtenidos para cigarrillo y marihuana, con una asociación medianamente fuerte aparece el alcohol. Con fuerza de asociación media aparecen el éxtasis y las anfetaminas; y con indicadores de fuerza de asociación levemente menor, aparece el consumo de pasta base y cocaína.

\n

Finalmente y de acuerdo a las características del estudio desarrollado, se puede afirmar que se ha obtenido evidencia que parece demostrar, al menos, la efectividad del programa como herramienta de prevención del consumo de drogas en los SLCs y que debe mantenerse en el tiempo, dado la posibilidad excepcional que tiene el Ejército, al contar con una población cautiva por espacio de un año, por lo que es recomendable continuar con el programa de prevención del consumo de drogas en la Institución.