Imagen \n

1-  La yema del huevo tiene mucho colesterol: ¡Verdad! La yema contiene altos índices de colesterol, aunque aún se discute sobre su real impacto negativo en la salud. La recomendación consiste en comer sólo una yema de huevo al día, mientras que sí se puede consumir un mayor número de claras, compuestas principalmente por proteínas de alto valor biológico (claras sí, yemas no).

\n2-  El jugo de limón cuece los alimentos: ¡Mito! El jugo de limón no tiene la\ncapacidad de eliminar algunos agentes biológicos que pueden provocar intoxicaciones y enfermedades como la hepatitis A. Los alimentos sólo deben ser cocidos con agua hirviendo o fuego.\n

3-  Es mejor consumir las frutas como postre: ¡Mito! Los minerales y vitaminas de las frutas se absorben mejor si se ingieren como colación, sin competir con otros alimentos. Consumirlas antes o después del plato principal le impide al organismo obtener el máximo provecho de su valor nutricional.

\n

4-  El azúcar light engorda menos que el azúcar normal: ¡Mito! Este es sólo un truco de las empresas que venden este producto. El azúcar light tiene las mismas calorías que el azúcar normal en la misma cantidad de gramos. La única diferencia entre ambos productos radica en que el producto “light” está compuesto en un 99% por azúcar y tiene un 1% de sucralosa, lo cual, en teoría, permite endulzar lo mismo con menos cucharadas, pero en la misma cantidad su aporte calórico es equivalente. Es mejor reemplazar el azúcar por endulzantes como la sucralosa, la stevia o el agave.

\n

5-   Es mejor echarle aceite a la palta: ¡Mito! La palta es un aceite y los aceites tiene un alto porcentaje de calorías. Adherirle más aceite (aunque sea de oliva) aumentará el número de calorías a este alimento, favoreciendo el aumento de peso. Para una dieta balanceada, se recomienda consumir ½ palta diaria (3 cucharaditas de té), porción suficiente para disfrutar de sus beneficios.  

\n

6-   Los alimentos fritos disminuyen sus propiedades nutricionales: ¡verdad!

\n

Al freir, sometemos los alimentos a temperaturas que oscilan entre los 160°C y 200°C. Esto genera un pérdida de vitaminas, minerales y nutrientes, generando, por ejemplo, que el pescado no brinde el mismo aporte en Omega- 3 como cuando se cocina con otras técnicas, como al vapor, a la plancha o al jugo. Del mismo modo, cuando comemos frituras también se incrementa el número de grasas saturadas ingeridas, por lo cual se recomienda no consumirlas.

\n

7-   El ajo ayuda a bajar la presión y el colesterol: ¡Verdad!

\n

El ajo tiene propiedades vasodilatadoras y purificadoras de la sangre. Disminuye el colesterol malo (LDL), aumentan el colesterol bueno (HDL) y  disminuye significativamente los triglicéridos, transformándose en un importante aliado para aquellas personas hipertensas y con dislipidemia. Se recomienda consumir medio diente de ajo crudo antes de acostarse.

\n

Por Pía Carrasco Hald\nNutricionista JIS