Hoy en día, la gran mayoría de la gente conoce los graves efectos que produce el contagio por el covid-19. Junto a todos los efectos adversos, pasar muchos días conectado a un ventilador mecánico produce en el organismo un considerable deterioro de masa muscular y, por ende, una recuperación lenta y complicada.

Quienes lo han sufrido, y se han sobrepuesto a esta enfermedad, han debido enfrentar una compleja recuperación del punto de vista físico, aunque también, en la mayoría de los casos, han debido enfrentar secuelas desde el punto de vista emocional y psicológico, entre los que figuran cuadros de angustia, depresión y ansiedad. Estos mismos, pueden derivar en crisis de pánico, miedo o descontrol emocional, por lo que buscar ayuda profesional es clave.

Estudios realizados recientemente, han demostrado que un alto porcentaje de pacientes hospitalizados por covid-19 (55%) presenta algún problema psicológico a un mes de superada la enfermedad, presentando trastornos de estrés postraumático, insomnio y síntomas obsesivo-compulsivo, sumados a los enunciados anteriormente.

Al tenor de lo anterior, el Dr. Fernando Sáez Pereira, Psiquiatra del Departamento de Salud Mental del Hospital Militar de Santiago, señala: “El paso por unidades de paciente crítico, es un evento que impacta fuertemente a los pacientes y sus familias, generando, en un porcentaje de ellos, secuelas físicas, cognitivas y psicológicas derivadas de esta experiencia, tales como cuadros de ansiedad, depresión y trastornos de estrés post traumático, acompañadas de  sensaciones de debilidad física y cognitivas intensas, que pueden persistir luego del alta. Este grupo de síntomas y secuelas físicas, psicológicas y cognitivas se han denominado ‘Síndrome post Cuidados Intensivos’, cuadro que puede persistir hasta varios años luego del alta, afectando la funcionalidad y calidad de vida de los pacientes y que requiere un manejo multidisciplinario por parte de los equipos médicos y las familias. Por lo anterior, la detección y tratamientos oportunos resultan fundamentales para el manejo agudo y la prevención de secuelas.”