La Organización Mundial de la Salud reportó, el año pasado, que se vendría una nueva pandemia, la de la miopía. Entre las causas está, el uso masivo de pantallas debido al aumento considerable de consultas a los especialistas, afectando a una gran mayoría de los jóvenes y niños que, de manera voluntaria u obligados por las clases “on line”, han visto aumentadas sus horas de exposición a ellas.

Durante los últimos 50 años se ha duplicado el número de personas miopes en el mundo, estimándose que, para este año, un tercio de la población mundial será miope, y para 2050, lo será la mitad de la humanidad. De acuerdo a lo expresado por el Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Militar de Santiago, TCL (OSS) Mauricio Aguilar, “La miopía es uno de los trastornos oculares más comunes y consiste en la dificultad para ver claramente los objetivos distantes. El paciente ve bien de cerca, pero no de lejos. Su daño es progresivo con el tiempo y se manifiesta como una visión borrosa que, en los casos más serios, puede provocar ceguera. En la actualidad, se estima que al menos uno de cada tres personas en el mundo podría padecerla”.

Respecto de las actuales condiciones ambientales, producto de la pandemia, ellas han incidido en un aumento considerable en las consultas a especialistas por esta afección. “Por eso, es muy importante en la prevención de la miopía, la exposición a iluminación natural y a espacios abiertos donde se puedan observar paisajes a gran distancia, algo complejo hoy, cuando pensamos que todo el mundo trabaja o estudia encerrado y con luz artificial. En el caso de las pantallas, la adaptación a un enfoque de menor distancia a edad temprana, de unos 20 centímetros como ocurre con el uso de celulares, puede potencialmente perjudicar la capacidad de visión de larga distancia, por lo cual, se debe tener control sobre su uso en los niños”, termina señalando el Dr. Aguilar.

A continuación, algunas recomendaciones para minimizar sus efectos:

  • Reducir el uso de la visión de cerca (alternar estas actividades con otras que requieran la visión de lejos).
  • Mantener las actividades al aire libre (Para reducir el impacto y retrasar la aparición de la miopía en los niños).
  • ¡Recordar la regla 20-20-20! Es importante descansar la vista y tomar pausas periódicas para los ojos. Cada 20 minutos de esfuerzo ocular, se deben descansar 20 segundos.
  • Parpadear con frecuencia (El parpadeo voluntario ayudará a mantener el ojo bien hidratado, pero si fuera necesario se pueden emplear lágrimas artificiales para reforzar la hidratación de la superficie ocular).
  • Regular el brillo de los dispositivos electrónicos (Activar un modo con tonos más cálidos, visión nocturna y poner el bloqueo de luz azul).
  • Mantener una iluminación correcta (Es importante no forzar la vista, por lo que se recomienda evitar la luz directa y las sombras).
  • Postura, distancia y altura de trabajo adecuadas (Entre tus ojos y la pantalla debe haber una distancia de entre 50 y 60cm).
  • No frotar los ojos (Nunca tocarse los ojos sin haberse lavado las manos previamente para evitar la exposición a patógenos).
  • Seguir hábitos de vida saludables (Dejar de fumar y limitar la exposición al humo también puede ayudar a prevenir la miopía. Al igual que mantenerse hidratado y llevar una correcta alimentación y dieta equilibrada).