El 17 de mayo, es el día mundial de la hipertensión arterial, patología que presenta una prevalencia del 31%, lo que se traduce en aproximadamente 1.400 millones de adultos con esta enfermedad, constituyendo el principal factor de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) tales como: accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial periférica, enfermedad renal crónica y demencia por enfermedad de pequeño vaso a nivel cerebral.

¿Qué es la Hipertensión?

Según la OMS la hipertensión, también conocida como tensión arterial alta o elevada, es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos.

Factores de riesgo

Habitualmente la presencia de hipertensión arterial obedece a la combinación de múltiples factores de riesgo asociados, tales como factores genéticos y ambientales. Dentro de los factores ambientales destacan: sobrepeso/obesidad, consumo excesivo de sal, sedentarismo, tabaquismo, consumo de alcohol, dislipidemia, diabetes, estrés, entre otros. Lo importante es estar conscientes que, a través de la modificación de estilos de vida en estilos de vida saludables, podemos disminuir el riesgo de adquirir esta enfermedad, y con ello, disminuir el riesgo de otras enfermedades cardiovasculares asociadas.

¿Qué se siente?

En sus fases iniciales no genera síntomas, pudiendo presentarse en fases más avanzadas con dolor de cabeza, mareos, zumbido de oídos, alteraciones visuales y confusión. Dado que es asintomática en la mayoría de los casos, es muy importante el control periódico de los niveles de presión arterial por parte del personal de salud a fin de pesquisar esta condición e iniciar su tratamiento en forma oportuna.

Tratamiento:

El tratamiento se basa principalmente en medidas farmacológicas y no farmacológicas, siendo estas últimas fundamentales de adoptar y de mantener en el tiempo a fin de controlar los niveles de presión arterial.

Recomendaciones:

  • Se recomienda un chequeo médico preventivo periódico.
  • Controle su presión periódicamente a partir de los 35 años en hombres y las mujeres después de los 40.
  • Adopte estilos de vida saludables tales como: realizar actividad física al menos 150 minutos a la semana.
  • Evite comidas hipercalóricas y alimentos ultraprocesados (comida chatarra, embutidos, bebidas, entre otros), evite fumar y beber alcohol, disminuya la ingesta de sal y duerma 7 horas diarias.

MAY. (OSS) Claudio Poblete Fierro
Jefe Programa Preventivo Cardiovascular