Felipe Nava Michea, pequeño de tan sólo 10 años, hizo llegar al personal que labora en el servicio de Urgencia de esta instalación de salud, una emotiva carta, acompañada de un hermoso ramo de flores y chocolates, como una forma de homenajearlos por el trabajo que realizan en contacto directo con pacientes con Covid-19.

El miércoles 12 del presente mes, se presentó en este servicio, el padre del menor, señalando que era mensajero de su hijo Felipe, quien le comentó que su deseo era hacer un reconocimiento a la gente de salud que está día a día luchando para ayudar a las personas afectadas con esta pandemia.

Este gesto del menor, conmovió profundamente al personal, quienes manifestaron la renovación de su compromiso con los pacientes, dejando siempre en alto la imagen de la Institución.