Se caracteriza principalmente por su metodología de trabajo, la cual se organiza por sesiones de entrenamiento cardiovasculares individualizado, respetando las capacidades físicas de cada persona, trabajando en altas intensidades y máxima velocidad de cada individuo, alternando así los periodos de baja intensidad o recuperación utilizando principalmente el peso corporal.

Beneficios del entrenamiento HIIT

  • Acelera el metabolismo

Este es uno de los grandes beneficios del HIIT, pues aumentar el metabolismo basal implica un incremento en la energía que el organismo requiere para cumplir con funciones básicas.

El HIIT busca que en los intervalos de alta intensidad se trabaje realmente a nuestra máxima capacidad de rendimiento, en torno al 80-90% de nuestro ritmo cardiaco, por lo que duran entre 4 a 20 minutos, pues es el tiempo que el cuerpo puede realmente resistir trabajando a máxima intensidad. Por lo que en un periodo muy corto de tiempo podrás realizar un entrenamiento muy completo.

  • Mejora la resistencia

Los entrenamientos con metodología HIIT, registran una mejora del VO2 máx (consumo máximo de oxígeno). Este es uno de los mejores indicadores para medir la resistencia cardiovascular y da cuenta de la capacidad que tiene el organismo para transportar oxígeno a los músculos durante el entrenamiento. Además, aumenta la capacidad del organismo de utilizar la grasa como energía, aumentando la resistencia en actividades de larga duración.

  • Aumento de masa muscular y potencia 

Por las razones antes señaladas, los entrenamientos HIIT son conocidos como una de las formas más efectivas de bajar el porcentaje de grasa, sin embargo también favorecen a la potencia muscular, es decir existe una mejora en la relación fuerza-velocidad. Por otra parte, genera un aumento en los niveles de testosterona libre, favoreciendo la ganancia muscular.

Un ejemplo de rutina de ejercicios es el que se describe a continuación.

Felipe Toledo Muñoz
Asesor Profesor Educación Física Programa “Educación y Promoción de la Salud”