En dependencias del Hospital Provincial de Talagante,  se hizo un reconocimiento a los 15 enfermeros militares de combate (EMC) pertenecientes a distintas Macro Zonas de Salud de la Región Metropolitana, que brindaron apoyo clínico a pacientes en tratamiento contra el SARS-COV2 de la Unidad de Paciente Crítico, Servicio de Urgencia y del área de Medicina Agudos de este recinto asistencial.

La actividad contó con la presencia del Comandante de la División de Salud, GDB. Miguel Orriols; el Jefe de la Jefatura de Instalaciones (JIS), CRL. Rolando Ilabaca; el Director del centro hospitalario, Sr. Claudio Román y otras autoridades del área clínica y administrativa.

El Comandante de la DIVSAL, señaló que “el Ejército siempre ha apoyado a la comunidad en situaciones de catástrofe y en este caso a la pandemia, por eso quiero destacar todo el sacrificio que han realizado estos enfermeros militares, frente a una necesidad a la cual respondieron de la mejor manera. También, quiero agradecer a su director porque esta es una oportunidad de poder retribuir a la comunidad lo que nos han entregado a nosotros, nos debemos a ellos cuando se requiera y esa es la política institucional”.

Por su parte, el director de este hospital destacó que “la ayuda de los EMC, en tiempos tan complejos y necesario, es reconocida y les agradezco a nombre de todos nuestros funcionarios, ya que fueron un gran apoyo y refuerzo para poder salir adelante en todo este proceso. Pero también de nuestra población, ya que este establecimiento atiende a 290 mil personas y la presión asistencial es bastante fuerte”.

En tanto, el Jefe de JIS, sostuvo que es un orgullo lo que ha logrado su personal tanto en el apoyo al Hospital Militar como en este centro de salud, “lo conversado con los distintos profesionales y directores de este hospital me manifiestan la satisfacción de nuestro personal, ya que siempre han tenido una gran predisposición y eso se agradece y se notaba respecto a sus pares. Creo que no me quedan palabras de agradecimiento para cada uno de ellos que se desempeñaron en este hospital en los meses de junio y julio”.

La CB1. Andrea Rojas de la MZS “Santiago Centro Poniente expresó que “Me tocó estar en servicio de medicina, lo que fue una experiencia muy linda y enriquecedora tanto personal como profesionalmente. Además, tuve una excelente recepción con las colegas de acá, había un ambiente muy grato para trabajar a pesar que se vieron muchas situaciones, pero lo más gratificante fue cuando la gente con COVID se iba de alta, el agradecimiento de ellos y de sus familiares”.

Por su parte el CB2 José Godoy de la MZS “Santiago Centro Norte” dijo que “Traté de ser un aporte en el servicio donde me tocó realizar mis labores, fue una experiencia muy grata y agradable, estoy seguro que mis camaradas opinan lo mismo. Estamos para ayudar a las demás personas y eso fue lo que hice siempre”.