Es difícil no ver a una mujer caminando con tacos altos en el trabajo, en la calle, o donde quiera que vayamos. Si bien la cantidad de modelos son infinitos, el sexo femenino la mayor parte del tiempo opta por zapatos de este estilo para lucir más alta y estilizada, aunque a veces sean incómodos de llevar y causen daños no sólo superficiales.

\n

¿Por qué no son recomendables?\nLos zapatos con tacones altos hacen que el peso del cuerpo se sostelos-tacones-y-los-pies-sensiblesnga en un solo punto, lo que perjudica las rodillas y los pies que deben multiplicar su esfuerzo por la sobrecarga. Así lo explica María Ignacia Costela, Kinesióloga del CMM Santiago Centro: “Primero, el uso de tacos tiene repercusión en los pies por la sobrecarga que se produce en ellos. Con pies descalzos o zapatos que sean acordes a la forma del pie, la carga se distribuye principalmente entre un 80% en el talón y un 20% en la parte anterior, que es lo normal. Con tacos pasa todo lo contrario, se produce una mayor carga en la parte delantera del pie lo que provoca mayor lesión en el arco anterior, mayor probabilidad de hallux valgus; más conocidos como juanetes; siendo el “dedo gordo” el que más presión sufre, desarrollando este tipo de lesiones”.

\n

Otros daños\nEl efecto de los tacones altos consiste en acortar el músculo de la pantorrilla de forma que moldea y estiliza la pierna. esqueletoSin embargo, esta estilización implica cambios en la posición de los músculos, tendones y articulaciones que generan un gran malestar, por ejemplo en el tobillo, ya que según explica la especialista, “al estar en punta de pie, éste se encuentra bloqueado en una posición fija, volviéndose más inestable y perdiendo la capacidad de adaptarse que tiene en posición normal a un terreno irregular, por ende al primer mal movimiento lo primero que se provoca es un esguince de tobillo”.

\n

Siguiendo más arriba, otro de los afectados son las rodillas, donde se produce mayor flexión, aumentando la presión en sus articulaciones, lo que implica una mayor probabilidad de lesiones.

\n

El compromiso de la columna\nNo solo los pies son los que sufren con esta postura, sino que también la columna, que se ve forzada a compensar y reequilibrar el peso por la curvatura irregular que fomentan los tacones y que hace que la espalda se arquee más de lo normal, provocando una hiperlordosis, que genera mayor compresión entre vértebra y vértebra produciendo los típicos lumbagos.

\n

No fiarse tampoco de los bajos\nExpertos recomiendan el uso de zapatos con un taco ancho chinitade 2 a 3 cm, ya que tampoco es beneficioso optar por zapatos planos, debido a que al ser completamente bajos no se adecuan a la forma ni al arco del pie, haciendo su trabajo más pesado y originando dolores de espalda e inflamación en los tobillos.

\nConsejos para disminuir alteraciones:\n-Al comprar un zapato, procurar que su taco sea leve y no supere los 3 cm de alto.\n-Los tacos más angostos o “aguja” son los que causan más accidentes, por lo que se recomienda preferir los anchos, que entreguen una mayor estabilidad al pie.\n- Si usa zapatos altos se recomienda cambiar a zapatos bajos si va a recorrer distancias muy largas.\n-Optar por zapatos que sujeten el pie de forma adecuada.