La atención odontológica tiene un gran riesgo de contagio de múltiples enfermedades para el equipo dental, pero con la actual crisis sanitaria que estamos viviendo provocada por el COVID-19, este riesgo de contagio se ha incrementado notablemente ¿por qué?

El motivo es que la transmisión se produce por contacto directo o indirecto a través de las gotitas provenientes de la boca, que es el área de trabajo de la odontología. En la lengua hay gran cantidad de receptores que albergan el virus (como en pulmones, tracto gastrointestinal, entre otros) y los procedimientos que se realizan en el sillón dental, en su mayoría, producen aerosoles con el consiguiente riesgo de contaminación.

Estudios han demostrado que estos aerosoles contaminados se mantienen en el ambiente del box hasta por 2 hrs., contaminando un radio de hasta 4 mts. y además tienen la capacidad de mantenerse por mucho tiempo en las superficies.

Es por esto, y como una forma de evitar la propagación de la pandemia, es que no se están realizando atenciones electivas (de rutina), esto además de proteger al equipo odontológico, protegerá a los mismos pacientes ya que se evitan asistencias a instalaciones de salud y aglomeraciones que permiten la propagación del virus, y con esto se protegen sus familias y cercanos.

Lo que sí se está efectuando, son las urgencias reales, con todas las medidas de protección necesarias para realizarlo en un ambiente seguro y limpio que evite los contagios, y para ello, necesitamos que acuda a los servicios odontológicos sólo en caso estrictamente necesario, avisarle al personal si sospecha o es Covid positivo, o si estuvo en contacto con algún paciente enfermo. Siempre considerar que los síntomas no aparecen de inmediato, y las personas pueden estar infectadas sin saberlo, propagándolo sin ni siquiera saberlo.

Ayúdanos a cuidarte!!!

MAY. Mónica Castillo Castillo
OSSD
Centro Médico Militar “Maipú”