El 10 de octubre de cada año, se celebra el día mundial de la Salud Mental. Este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone conmemorar este día tomando conciencia del fenómeno suicida. La campaña “Aunemos esfuerzos para prevenir el suicidio: un día para practicar los 40 segundos para actuar”, pretende presentar la problemática de la conducta suicida, explicando la magnitud mundial de esta y lo que cada uno de nosotros puede hacer para prevenirlo. La intención de esta campaña es hacer notar que cada uno de nosotros podemos preocuparnos por los demás.

Más de 800.000 personas mueren cada año por suicidio, lo que implica que cada 40 segundos una persona en el mundo fallece por esta causa. Por este motivo, la campaña está pensada en concientizar sobre la importancia de la prevención de este fenómeno. Las crisis suicidas son muy breves, por lo que una intervención en el momento adecuado puede ser efectiva. Los suicidios son prevenibles y para que las respuestas a nivel de salud pública sean eficaces, se necesita una estrategia que integre diferentes sectores y medidas preventivas.

En nuestro país existe un “Plan Nacional de Prevención del Suicidio” del Ministerio de Salud, el que brinda las herramientas disponibles a nivel país para enfrentar esta problemática. Dentro de este plan durante el año en curso, se publicaron las “Recomendaciones para la prevención de la conducta suicida en establecimientos educacionales”, el que se enfoca en el desarrollo de estrategias preventivas para Comunidades Escolares y la “Guía práctica en Salud Mental y prevención de suicidio para estudiantes de Educación Superior”.

El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad, (la primera causa en este rango etáreo son los accidentes de tránsito). Hay indicios de que, por cada adulto que se suicidó, posiblemente más de otros 20 intentaron suicidarse y que el mayor riesgo de cometer suicidio es haberlo intentado antes.

Entre los factores de riesgo están los asociados a:

  • Los sistemas de salud y la sociedad en general: el escaso acceso a las atenciones oportunas, la disponibilidad de medios para suicidarse (especialmente los más utilizados: plaguicidas, armas de fuego, etc) y el inadecuado manejo de los medios de comunicación, que podría provocar la imitación de actos suicidas y también la estigmatización de personas que han intentado suicidarse.
  • La comunidad: pueden ser factores de riesgo el aislamiento, la discriminación, el abuso, la violencia y las relaciones interpersonales conflictivas.
  • Como factor individual, la conducta de riesgo más asociado es el intento suicida previo. Sufrir de algunas patologías de salud mental, el consumo nocivo de alcohol o drogas, las pérdidas financieras, padecer dolores crónicos, etc.

Algunos datos en nuestro país:

Los problemas de salud mental afectan a 2 de cada 10 personas en Chile. Por lo que, es muy probable que alguien en su familia, un amigo o personas cercanas puedan presentar algún problema relacionado a la salud mental.

Alrededor de un 87% de personas con problemas de salud mental han experimentado discriminación. Esto en gran parte es por la falta de educación en cuanto a lo que son las patologías de salud mental y la estigmatización de las personas que cursan este tipo de enfermedades, lo que hace que muchos no consulten por miedo a ser discriminados.

Ocurren 1.800 suicidios al año en Chile y por cada uno de estos, alrededor de 20 personas han realizado un intento.

¿CUÁNDO BUSCAR AYUDA?

Buscar ayuda puede ser el primer paso para comenzar a sentirse mejor. Algunas de las situaciones por las cuales se debiera considerar pedir ayuda son:

  • Está más preocupado de lo habitual e irritable, es muy difícil disfrutar de su vida, se siente muy triste o retraído.
  • Tiene pensamientos y sentimientos que lo abruman e interfieren sus actividades cotidianas.
  • Le complica realizar tareas cotidianas, incluso aquellas que parecieran muy simples (por ej. preparar comida, aseo personal y otras).
  • Ha intentado hacerse daño o está planificando hacerlo.
  • Tiene drásticos cambios en su estado del ánimo, sus conductas o en sus hábitos de sueño.
  • Tiene intensos miedos y temores que le impiden realizar tus actividades.
  • Se siente muy pesimista respecto a su futuro y sus planes.
  • Está atravesando por una situación compleja en su vida y le cuesta sobrellevarla. Por ej. problemas económicos, una enfermedad grave, la muerte de un familiar o amigo, ruptura de relación de pareja.

En caso de requerir apoyo, acuda a su enfermería militar correspondiente. Si conoce a alguna persona que podría estar pensando en suicidarse, hable con ella al respecto. Se ha comprobado que hacerlo es aliviador para quien esté pensando en cometer suicidio y puede disuadir a la persona de cometer el acto suicida. Debemos estar atentos a las señales que nos entregan quienes están a nuestro alrededor y con quienes convivimos a diario. Recuerde, esto podría salvar una vida. Prevenir el suicidio es tarea de todos.  

Fuentes: OMS, 2019. MINSAL, 2019.

Programa “Salud Mental” Medicina Preventiva