Habitualmente junto a la mejoría en el clima, la mayor presencia de días soleados y la aparición de la primavera, el estado de ánimo de las personas suele mejorar. Sin embargo existe un porcentaje significativo de persodep01nas, alrededor del 30%, que tienden a sentirse deprimidas, incluso indicadores nacionales refieren que las tasas de suicidio se elevan, dado que existen personas que arrastran depresiones y la primavera les da motivos para concretar sus intenciones de morir. En Chile, durante las primaveras de 1979 a 1994, aproximadamente el 9% de la población murió por suicidio.\n

Las depresiones estacionales o TAE “Trastorno de Ánimo Estacional”, se dan en dos periodos: otoño-invierno y primavera-verano, siendo las primeras las más frecuentes. La depresión estacional está determinada por múltiples condicionantes, tal como factores genéticos, ambientales y personales.

\n

Los factores genéticos son los más importantes y predisponen a las personas desde la biología a deprimirse, los ambientales tienen relación con cambios en el fotoperíodo (duración del día versus la noche) e intensidad de la luz que actuarían como gatillantes ambientales en el cambio del ánimo, involucrando a los ciclos circadianos que regulan los procesos hormonales del sueño, vigilia, apetito y ánimo en seres humanos y animales.

\nOtro factor ambiental se relaciona con las expectativas de la persona y de los otros en esta “época florecientprimavera1e”, o fechas de celebraciones sociales significativas, lo que podría hacer más evidente la falta de redes de apoyo y desencadenar por tanto vivencias y sentimientos de soledad y melancolía.\n

En términos psíquicos lo que ocurre y muchos pacientes refieren, es que el estado interior y anímico difiere de los cambios ambientales que ocurren en primavera. Los árboles comienzan a florecer, los días son más largos, la gente tiende a realizar mayores actividades al aire libre y a veces esto no se da de la mano con la realidad de cada persona, generando una reacción afectiva de tristeza y melancolía desarrollando vivencias de soledad, tristeza y vacío.

\n

¿Cuáles son los síntomas?

\nLos síntomas son los característicos de un cuadro depresivo tal como cansancio, falta de energía y ganas de realizar actividades que antes resultaban placenteras, aumento significativo de las ganas de dormir, aumento o disminución del apetito, sentimientos de inutilidad, falta de concentración, pensamientos de muerte entre otros.\n\n¿Qué es lo recomendado para estos casos?\n

Lo más recomendado es buscar ayuda terapéutica, dependiendo de las gravedad del cuadro será las indicaciones de tratamiento, pudiendo considerarse la indicación de terapia psicológica y apoyo farmacológico, en los casos donde el médico especialista lo determine. Es importante buscar una red de apoyo para este tipo de personas donde puedan sentirse valorados y comprendidos, sacarlas del aislamiento y motivarlas a realizar actividades al aire libre y de carácter social. Además, es importante realizar actividad física-deportiva, establecer ciclos regulares de sueño-vigilia, debido a que permanecer en la cama más del horario regular es una factor depresógeno, al igual que el consumo de alcohol y tabaco, factores que podrían empeorar la situación.

\n

\nMaría José Silva M.\n Asesor Psicológico\n Programa de Salud Mental