Con la activación el próximo 12 de julio de la Macro Zona de Salud “Antofagasta”, se dará término al proceso de traspaso de las Enfermerías Militares al Comando de Salud, a través de la Jefatura de Instalaciones (JIS), estableciéndose de esta manera, la activación de las 12 Macro Zonas de Salud (MZS) a lo largo del país y de este nuevo sistema operativo de administración de salud previsional que permite garantizar su sustentabilidad en el tiempo y lograr gestionar de mejor manera los recursos puestos a disposición de este Sistema, dando así cumplimiento a lo dispuesto en la Orden de Comando CJE EMGE DOE (R) Nº 6030/158 del 07 de enero de 2016.

Este cambio en la dependencia orgánica y administrativa, busca optimizar el funcionamiento de la atención de salud en las diferentes zonas y tiene como objetivo fundamental fortalecer la atención primaria de salud a nivel nacional, con la intención de próximamente implementar un Modelo de Salud con enfoque familiar, así como también, generar la contención del gasto por parte de los beneficiarios del SISAE y mantener la sustentabilidad de los Fondos de Salud. Lo anterior, se encuentra fundamentado en una importante mejora en la infraestructura y equipamiento de la totalidad de 49 enfermerías existentes en la Institución, las que se encuentran representadas en las iniciativas 8.1 y 8.4 del Plan de acción 2015-2018 “Orca-1”.

Para materializar lo anterior, este trabajo centró el esfuerzo principal en 13 Enfermerías Militares Avanzadas (EMAs), denominación  entregada debido a su ubicación geográfica a la mayor cantidad de prestaciones, flexibilidad en contar con más especialidades a los aranceles establecidos, teniendo un enfoque también hacia las cargas familiares como también apoyar al sector pasivo, las restantes sólo constituyen Enfermerías Militares Básicas (EMBs), las que mantienen su enfoque en los soldados y personal que trabaja en la unidad.

En este sentido, durante el año 2016, se han invertido en mejoramiento de infraestructura más de 350 millones de pesos en seis EMAs (Huamachuco, Pozo Almonte, Caupolicán, Lanceros, Talca y Tucapel), teniendo previsto para el presente año otros 300 millones de pesos en esta materia para otras 4 EMAs (Calama, Yungay, Húsares y Sangra), lo que permitirá contar al término del presente año con 10 enfermerías intervenidas.

En cuanto a equipamiento, se han entregado elementos a 13 enfermerías consideradas en la primera fase por un monto aproximado de 155 millones de pesos y durante el presente año, se está en proceso de adquisición y entrega de equipamiento a las otras 34 EMBs que fueron traspasadas, por un monto aproximado de 425 millones de pesos.

Sumado a lo anterior, en coordinación con la División Logística se entregaron 11 ambulancias a casi la totalidad de las macro zonas, por un monto de 900 millones de pesos.

En cuanto al recurso humano, se incorporaron a las MZS, 161 Oficiales, 683 personal del Cuadro Permanente y 707 empleados civiles, todos del área de la salud y que cumplen servicios en las enfermerías militares.

Otro aspecto importante, es la asignación de las enfermeras de guerra, las que fueron destinadas en el mes de marzo a cinco EMAs con la finalidad de potenciar su funcionamiento y administración de las instalaciones.

Cabe destacar, que el Comandante de Salud, aprobó durante el mes de marzo el Plan de Desarrollo de cada una de las MZS, donde destacan los proyectos en equipo para la producción, incorporación de nuevas tecnologías, mejoramiento de algunas enfermerías, lo que permitirá tener visibilidad del trabajo por cada una de estas Macro Zonas hasta el año 2018.