Con el propósito de desincentivar el consumo de alcohol en exceso y evitar las malas prácticas en el personal de la Institución en esta problemática, el COSALE a través de la Sección Drogasacotest de Medicina Preventiva, ha venido adoptando una serie de medidas preventivas del consumo de alcohol que exitosamente han logrado su propósito. Entre ellas podemos mencionar, la reciente adquisición de Alcotest portátil para las diferentes UACs, Comandos y ARs con la finalidad de reemplazar a aquellos que no están operativos y que fueron entregados a la totalidad de las Unidades Militares en el año 2012.

\n

La entrega de estos equipos tiene el objetivo de medir el nivel de alcohol en la sangre de aquel personal que va a salir de un recinto militar y no permitir la salida a los vehículos que sean conducidos por conductores que estén bajo la influencia del alcohol, tras lo cual, se ha reconocido su efectividad en la disuasión del consumo de alcohol y una significativa reducción del consumo de esta sustancia al interior de las unidades militares.

\n

Además, se han emitido circulares sugiriendo la aplicación de horarios de funcionamiento de la cantina y así restringir la atención de ésta para el consumo de bebidas alcohólicas con las siguientes recomendaciones:

\n

– El horario de atención para el expendio de bebidas alcohólicas sea de lunes a juevequipoes después de las horas del servicio y hasta las 22:00 Hrs, y los días viernes, sábados y festivos hasta las 24:00 Hrs.

\n

– La atención de bebidas alcohólicas debe ser por vasos y no por botellas.

\n

– En las actividades de celebración de aniversarios, ascensos, despedidas y otras conmemoraciones que se realicen en horarios del servicio, no se utilizarán bebidas alcohólicas.

\n

Es importante destacar y hacer hincapié que el consumo de las bebidas alcohólicas no está prohibido para los militares y que las medidas preventivas que realiza el COSALE, solo intentan evitar los excesos de su consumo.

\n

Además, el consumo de alcohol moderado no constituye un riesgo en sí mismo, ya que el bebedor discreto o el bebedor social responsable, rara vez se involucra en situaciones que puedan afectar mayormente su salud. Sin embargo, lo preocupante es el consumo en exceso o el consumo irresponsable de alcohol que realiza un porcentaje menor de los integrantes de la Institución, situación que por una parte reduce las expectativas de vida de estas personas y por otra produce una cantidad importante de accidentes e incidentes, absolutamente evitables.