Con fecha 17 de mayo, el Ejército de Chile, a través del COSALE, firmó un convenio con la empresa AEROCARDAL LIMITADA, para realizar servicios de evacuación y traslado aeromédico, el cual beneficiará a los alumnos de las Escuelas Matrices y Soldados Conscriptos, en caso de sufrir accidentes en actos del servicio, en territorio nacional de Arica a Punta Arenas.

En este acto participó el Comandante de Salud. GDB Ernesto Tejos M., el Director del Hospital Militar de Santiago, GDB Juan Durruty O., el Director General de Movilización GDB. Jorge Morales F., el CRL. (OSS) Helmuth Schweitzer H. y el Gerente General de la empresa AEROCARDAL, Sr. Ricardo Real Ibar, además de Oficiales invitados de la DIVEDUC y RN°1 Buin.

Este convenio fue licitado por la Jefatura de Sanidad Militar, organismo dependiente del COSALE, y consiste en evacuar a pacientes muy graves o en estado crítico, que requieran traslado urgente a un Centro Hospitalario de nivel superior (3er o 4to nivel) para su tratamiento.

Los requisitos para el traslado son los siguientes:

  1. Ser alumno de Escuela Matriz o Soldado Conscripto.
  2. Que el accidente haya sido consecuencia de un acto determinado del
  3. Contar con la autorización del médico tratante, previa coordinación con el Centro Regulador de Evacuación Aeromédica del HMS, Teléfonos: 223316530 ó 223316666 (este último fuera de las horas de servicio). De lo contrario, la coordinación debe hacerse con el establecimiento de salud de destino. Además, el paciente debe ser estabilizado en el centro de salud más cercano, antes de ser trasladado.
  4. Contar con el consentimiento informado del paciente y/o familiares por riesgos de traslado.
  5. Adjuntar hoja de referencia.
  6. Acompañar copia de ficha médica o informe clínico de traslado, que incluye la evolución del paciente desde el embarque hasta el destino, con copia para el establecimiento de salud receptor.
  7. Contar con la aprobación u orden de traslado aeromédico expedido por el COSALE u organismo que lo represente.

El Comandante de Salud, se refirió a este gran paso como el “cumplimiento de un gran anhelo de la Institución, que es fijar un convenio que nos va a permitir, bajo una estructura normativa y protocolos debidamente establecidos, poder dar solución a una gran problemática que hemos tenido desde siempre, cuando han existido accidentes graves de Soldados Conscriptos y con alumnos de los Institutos Matrices o de Escuelas de Armas y Servicios.”