Fin de año es sinónimo de agotamiento y responsabilidades pendientes, lo que muchas veces no permite disfrutar de todas las celebraciones tan especiales y propias de estas fechas como son la Navidad y Año Nuevo.

Esta situación puede ser causada por varios agentes estresantes, que cuando se combinan pueden generarnos un cuadro de cansancio bastante intenso que termina por afectar la vida diaria. Entonces, ¿cuáles son estos agentes y de dónde provienen? Existen dos grandes factores  que acentúan el agotamiento mental que nos aqueja a fin de año: los “Daily Hassles” y el Síndrome Pre-Vacacional.

Los Daily Hassles

Este concepto, de origen estadounidense, establece que en nuestra vida cotidiana debemos estar constantemente preocupados de actividades y responsabilidades pequeñas, que se presentan de manera continua cada día y que poco a poco acaban agobiándonos, si no logramos controlarlos y manejarlos de manera adecuada. Estos son los llamados “Microestresores”, los cuales se acumulan en nuestro organismo, y además se presentan con mayor intensidad a fin de año. Un ejemplo de esto, es cuando durante nuestras horas de trabajo nos atormenta, saber que debemos comprar los regalos de Navidad o que aún no los hemos conseguido todos.

El Síndrome Pre-Vacacional

Es común sentir una sensación de relajo cuando se acerca el momento de salir de vacaciones, ya que sabemos que falta poco para que comience el anhelado periodo de descanso. Sin embargo, la verdad es que muchas veces sucede lo contrario, porque tanto la organización de las vacaciones como las mismas obligaciones laborales pueden generarnos variadas situaciones de agobio. Tomar decisiones como dónde viajar, los gastos que se generarán, y todas las actividades que se realizarán, pueden agotarnos, y más aún cuando sabemos que debemos dejar todo planificado en el trabajo para el periodo que estemos ausentes.

¿Cómo evitar la sobrecarga mental de fin de año?

  • Diferenciar las cosas que son aparentemente urgentes e importantes, de las que no lo son (Priorizar)
  • Organizar los tiempos en una agenda y visualizar las actividades planificadas.
  • Pedir los permisos correspondientes en los trabajos con anticipación.
  • Hacer un presupuesto por compras navideñas y presupuesto por vacaciones.
  • Hacer una lista de regalos y organizar anticipadamente día y hora de sus compras.
  • Organizar las vacaciones de acuerdo al presupuesto familiar.

Promoción y Educación de la Salud