¿Cómo evitar los desagradables efectos de una ola de calor?

Anuncios de meteorología indican una ola de calor para la mayor parte del mes de febrero, donde las temperaturas llegarían a los 34ºC y 35ºC en la zona central y sur del país. Lo anterior, puede ser causante de estrés por calor, pudiendo perjudicar el desempeño laboral y el bienestar, existiendo tres etapas en el que este problema se puede manifestar:

  1. Fatiga: falta de concentración o dificultades para memorizar, dificultad en las habilidades motrices.
  2. Náuseas: mayor agotamiento, dolores de cabeza, mareos y/o calambres.
  3. Confusión: colapso o pérdida de consciencia frente a un golpe de calor, la sangre se va a las extremidades y el cerebro sufre una falta de oxigenación. En situaciones extremas, se puede llegar a la muerte.

Tal como lo explica el CRL. (OSS) Francisco Silva Terán, Director Médico del HMS, cuando estamos expuestos a temperaturas elevadas podemos sufrir mareos, somnolencia y dolor de cabeza, entre otros efectos. “Muchas veces se tiende a pensar que ellos son inofensivos, pero estos suponen riesgos para todos, incluso para quienes trabajan en una oficina o al aire libre. Para evitar lo anterior, el factor más gravitante dice relación con una correcta hidratación, para lo cual se debe ingerir líquidos en forma permanente, hasta asegurarnos de tener una orina clara y transparente”.

Precauciones a considerar en el trabajo:

Las temperaturas elevadas pueden provocar dificultad para dormir y serias molestias en el trayecto cotidiano desde y hacia el trabajo, lo que se suma a los molestos síntomas ya descritos.

Climatización: En espacios cerrados contar con aire acondicionado, y para los trabajadores al aire libre, fundamental será contar con espacios con sombra y agua suficiente.

Consumo de agua y alimentación: Consumir alimentos livianos para no empeorar la fatiga y la somnolencia asociada al calor. Beber pequeños sorbos de agua cada 10 o 15 minutos, así como también el consumo de frutas y verduras que hidratan el organismo.

Vestimenta: Se requiere de cierta flexibilidad respecto al vestuario en el trabajo. Lo ideal es evitar el uso de corbatas o chaquetas de traje, y emplear colores claros y telas delgadas y bajo peso.

Evitar la sobreexposición: Evitar la exposición prolongada al sol. Para quienes suelen tomar algunos minutos libres para salir de la oficina, es recomendable el uso de áreas con sombra y ventiladas, sin olvidar el empleo de protector solar.

Pausa de descanso: Una pausa, siempre es buena, más aún con las dificultades relacionadas al calor. Se recomienda un descanso de 10 minutos cada 40 o 45 de trabajo y no forzar el trabajo si este se hace más pesado.