Con el fin de resguardar la atención de pacientes, a los mismos funcionarios de la institución y al personal que trabaja en las instalaciones de salud de la MZS “Rancagua”, el Centro Médico Militar implementó en su hall de acceso una serie de medidas preventivas para evitar la propagación del COVID-19.

Entre ellas se puede mencionar que para la atención de público y evitar el contacto directo con el personal administrativo que atiende en recepción, se instaló una barrera trasparente rígida tipo ventanilla de vidrio que separa la cara del personal a la del usuario.

Junto a ello se suprimieron asientos en la sala de espera para mantener la distancia social, los que fueron  redistribuidos en diferentes puntos. Además se dispuso de alcohol gel para higienizar las manos de las personas al momento de entrar o salir de alguna dependencia.