Con el compromiso permanente con el Medio Ambiente, esta Instalación de Salud, dio término a su cuarta campaña de reciclaje de toda la basura electrónica o “e-waste” tales como pilas, desechos computacionales, entre otros, los que se generan en el Centro Clínico Militar como en los domicilios particulares de su personal. Los monitores de Medio Ambiente fueron los encargados de comprometer al personal, reunir y centralizar los artículos y artefactos eléctricos ya desechados y con pérdida de vida útil.

La Compañía Nacional de Reciclaje de la Región de los Ríos, ente receptor de este material, destacó el compromiso de los integrantes del centro clínico, por contribuir a través de estas campañas a mejorar la calidad medio ambiental.  La cantidad reunida superó las expectativas, acumulando 347 kilos de chatarra electrónica las que fueron entregadas a ese organismo para su disposición final.

Una de las monitoras de Medio Ambiente, Empleada Civil, Gloria Miranda Morales, manifestó la alegría de ver cómo la gente aportó con estos materiales, muchos de ellos desconociendo que gran parte de estos desechos va a parar a los vertederos o rellenos sanitarios creando un peligro latente  para la salud humana.

Una vez recepcionado este material, la Comisión Nacional de Reciclaje de la Región, la ingresa a su estadística, son transportadas a sus bodegas certificadas y con autorización sanitaria para su pesaje, se le da su tratamiento y se procede a su destino final.