El Hospital Militar de Santiago ha sido pionero en los Implantes Cocleares desde el año 1983, fecha en la cual, en este centro hospitalario, tuvo lugar el primer implante coclear en Chile.

El implante coclear es un dispositivo electrónico que tiene en su parte externa, un micrófono que capta los sonidos y un procesador del habla que los organiza, enviándolos al hueso temporal (parte interna). En este lugar, se implanta quirúrgicamente un receptor-estimulador, que convierte los sonidos en señal eléctrica y una guía de electrodos que, insertadas en la cóclea, envía estas señales al nervio auditivo para su llegada al cerebro, permitiendo así el acceso a los sonidos.

Este año, y luego que el Hospital Militar de Santiago fuera acreditado y pasara a ser parte de la Red de Prestadores aprobados por el Ministerio de Salud, el 19 de noviembre del 2020 se realizó el primer Implante coclear a través de la Ley Ricarte Soto,

Respecto de lo anterior, el Dr. Enrique Valenzuela Torres, Jefe del Servicio de Otorrinolaringología del HMS, destaca la importancia que este hito tiene para nuestros beneficiarios, para el HMS y para la JEAFOSALE, señalando: “esta Ley es un sistema de protección financiera para diagnósticos y tratamientos de alto costo y permite a los pacientes realizarse estas cirugías de manera absolutamente gratuita, de ahí su especial relevancia.  A ella, pueden acceder los usuarios de los Sistemas Previsionales de Salud, incluyendo las Instituciones de las FFAA, y de Orden, que tengan 4 años o más, con diagnóstico confirmado de Hipoacusia Sensorioneural Bilateral severa o profunda post locutiva (después de adquirido el lenguaje)”.

Por último, y junto con agradecer y felicitar a los integrantes del equipo de implante coclear, Dres. Tomás Labatut y Bharti Tulsidas; Audióloga Gabriela Cartier, Foniatra Paula Vicencio y Psicóloga María Elena Caballero, quienes hacen posible el milagro de volver a escuchar, el Jefe del Servicio agrega que: “para que los pacientes puedan ser intervenidos, deben ser evaluados por médicos otorrinolaringólogos, quienes le efectuaran el estudio de su capacidad auditiva, recomendando esta cirugía cuando exista una hipoacusia o disminución de la audición severa o profunda”.