Cada año, 18.6 millones de personas en todo el mundo mueren por enfermedades cardiovasculares, lo que significa que el 31% de todos los fallecimientos que se dan anualmente, están relacionados con patologías cardiovasculares, según datos de la World Heart Federation.

Recordarlo es una forma de concientizarnos y tener presente que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en Chile y el Mundo, falleciendo en nuestro país una persona por patologías del sistema circulatorio cada 20 minutos. Sin embargo, de acuerdo a la OMS, un 80% de las enfermedades cardiocerebrovasculares son evitables siguiendo estilos de vida saludables, lo que resulta especialmente importante recordarlo en tiempos actuales de pandemia, ya que para los 520 millones de personas que viven con enfermedad cardiovascular, el COVID-19 supone un riesgo añadido.

En el caso de los pacientes cardiovasculares, contagiarse del virus SARS-COV2 tiene como consecuencia la posibilidad de desarrollar complicaciones, por lo que su situación es especialmente vulnerable. De ahí la necesidad de prevenir la enfermedad cardiovascular, o en caso que se padezca, controlarla prestando toda la atención posible a los factores de riesgo, entre los cuales se encuentran el tabaquismo, la obesidad, diabetes, dislipidemia, hipertensión y sedentarismo, entre otros.

Es por esto que queremos pedirte que cuides tu corazón siguiendo estas recomendaciones, que te ayudarán a mantener una buena salud cardiovascular y a mejorar tu calidad de vida:

  • Aliméntate de forma saludable: Seguir la dieta mediterránea la cual es rica en verduras, frutas, legumbres y cereales integrales, limitando la ingesta de grasas saturadas en favor de las grasas no saturadas presentes en pescado, palta, frutos secos y aceite de oliva, es una eficaz manera de cuidar tu salud cardiovascular (consumir diariamente 3 porciones de verduras y 2 de fruta, consumir al menos 2 veces por semana pescado y legumbres).
  • Mantener una buena hidratación (2 lt de agua al día) es también importante de recalcar. Además, en lo posible, lo ideal es reducir al máximo el consumo tanto de azúcares libres como grasas trans, y mantener el consumo de alcohol en los límites recomendados.
  • Realiza Ejercicio: Hacer deporte es uno de los pilares de la salud cardiovascular y según la OMS, el mínimo recomendado son 150 minutos a la semana, idealmente 300 minutos semanales de intensidad moderada. Al mismo tiempo, es importante incluir además otras rutinas tales como subir escaleras en lugar de subir en ascensor, caminar en forma regular, mantenerse activo en el domicilio, evitando pasar muchas horas sentado en el sofá.
  • No fumes: El tabaquismo es un importantísimo factor de riesgo cardiovascular que se debe evitar. Cada año el tabaco mata a más de 8 millones de personas en el mundo. Te invitamos a eliminar este peligroso hábito, ya que a 1 año de haber dejado de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce a la mitad, y en 15 años es equivalente al de una persona que nunca fumó. Por otra parte, estarás disminuyendo el riesgo de cáncer de pulmón, tumores de boca, laringe y esófago, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, entre otras enfermedades.
  • Vigila tus niveles de glucosa en sangre, la presión arterial y los niveles de colesterol: Vigilar y tomar las medidas necesarias en caso de que se superen las cifras recomendadas, es garantía de salud para tu corazón.
  • Descansa: La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el sueño nocturno tenga una duración media de entre 7 y 8 horas para los adultos, además ese sueño debe ser reparador, es decir sueño profundo sin interrupciones.

 

 

 

Programa Medicina Preventiva de Enfermedades Cardiovasculares